La unidad de acción del Comité Federal del PSOE, por Ana Castells, desde el corazón de la Diagonal

el-comite-federal-del-psoe

Seguí atónita la entrevista de Jordi Évole en la que Pedro Sánchez destiló todo su rencor contra todo y contra todos los que le habían “impedido” ser presidente del gobierno a costa de lo que fuese.
Sus seguidores han intentado suavizar su fiasco atribuyendo sus declaraciones a su decepción y a que se sintió traicionado.
Este buen hombre todavía no ha entendido que quien le impidió ser presidente fueron los votantes, no el Ibex ni Prisa ni el sursum corda.
Pero después de oírle y ver como iba perdiendo el aplomo y metiéndose en todas las trampas que el entrevistador le tendía me preguntaba; una persona con tan poco control, es la idónea para dirigir un país?


Y esto sin entrar en la revelación de sus intenciones de pactar con todos aquellos que pretenden cambiar, desmembrar, el país, acabar con la democracia representativa e instaurar la coacción de la calle, ello a pesar de que su partido había votado en contra de este proyecto.


En el PSOE siempre hubo lo que antes se definían como dos almas y ahora se llaman sensibilidades (supongo que para evitar la referencia religiosa) representadas en su momento por F. González y A. Guerra. Habia incluso una tercera opción, Izquierda Socialista (en realidad mas una plataforma para el super ego de Pablo Castellano), pero siempre se actuó como un solo cuerpo cuando el Comité Federal llegaba a una decisión.


Si el PSOE no consigue volver a recuperar su unidad de acción para ser un partido fiable y de gobierno y se deja arrastrar hacia las algaradas constantes y el populismo barato conseguirán dos cosas: mantener a la derecha en el poder y enfangar su historia centenaria a favor de quién no tiene reparo en insultarles y cuyo objetivo principal es precisamente la desaparición de ese PSOE.


Nuestros políticos olvidan sistemáticamente que a la hora de votar los ciudadanos optan, siempre, por el original y no por la copia.

ana-castells  Ana Castells

Más perio qué.., por Rafael Gómez de Marcos: La gran mentira de Évole

la-gran-mentira-de-evole

¿Manipuló ‘Salvados’? Jordi Évole, acusado de haber eliminado voces socialistas favorables a la abstención.

 
La Productora se defiende: “En todos los programs hay cortes”.

manipulacion-evole
Según la productora “REALIZACIÓN es quien decide, de entre los múltiples perfiles que se barajan y de las grabaciones que se realizan, cuáles entran en el montaje final. Como en cualquier otro programa, muchos cortes quedaron fuera”.

 
Es la gran mentira, Realización nunca marca los contenidos cuando hay una dirección y más si esa dirección, cuenta con guionistas y redactores.

Rafael Gómez de Marcos Rafael Gómez de Marcos

Desde el corazón de la Diagonal, Ana Castells: Sánchez en Salvados emite un tufo totalitario que asusta

del-pacto-con-nacionalistas-e-indepes-nada-no
Del pacto con indepes y extremistas, nada de nada

Pedro Sánchez está metiéndose en todos los charcos que Évole le pone delante. ¿Cómo puede criticar el papel de los medios de comunicación porque opinasen sobre la situación política? Nunca se quejó cuando le saludaban como el gran dirigente que necesitaba el PSOE, después del desastre de Rodríguez. Negar el derecho de los medios a opinar tiene un tufo totalitario que asusta. Creo que se arrepentirá de esta entrevista durante mucho tiempo.

ana-castells Ana Castells

La atalaya de Juan de la Cruz: Pedro Sánchez, Boabdil

sanchez-llorando

A Pedro Sánchez, a quien el pasado sábado se le cayó una lagrimilla al dejar el acta de diputado, con siete derrotas electorales seguidas, siete, lo que se dice pronto, ya se le conoce como Boabdil, último rey de la dinastía nazarí en Granada. Y a quien su madre, la sultana Aixa, al verle abandonar la hermosa ciudad, tras perder la misma ante los Reyes Católicos, le espetó: “Llora como una mujer lo que no supiste defender como hombre”.

Pedro Sánchez, que llevó al PSOE a las cotas electorales más bajas de la democracia, y aún perdiendo cinco escaños entre el 20-D y el 26-J, por su tozudez y persistencia en sus posiciones, trató de engañar a todos. Lo dijo Felipe González, lo desvelaba ABC el pasado domingo, 30 de octubre, –“Sánchez hizo creer a Rajoy que se abstendría si Rivera le apoyaba”—y se obsesionó, cuasi de modo enfermizo, por alcanzar la presidencia del Gobierno. Afortunadamente para España, no ha sido así.

“Más vale un PSOE honrado en la oposición, con España, y sin Sánchez, que un Gobierno de traidores con Sánchez al frente”

 

El PSOE es un partido necesario e imprescindible en la democracia. Y añado, que tras seguir con señalado interés la actualidad política, más aún los últimos debates de investidura, el sonrojo me asoma por la cara, desde la vergüenza ajena, tras comprobar cómo Pedro Sánchez, perdón, Boabdil, pretendía pactar con tipos como Pablo Iglesias, de una espeluznante miseria moral política, tal cual han podido ver y comprobar una inmensa mayoría de votantes socialistas, o, sin ir más lejos, con individuos carentes de cualquier sensibilidad como ese diputado, un tal Rufián, de Esquerra Republicana, que el pasado sábado ofreció cinco espeluznantes minutos en la tribuna (casi siempre sagrada) del Congreso de los Diputados insultando de extrema gravedad al PSOE y al parlamentarismo.

El PSOE no se merecía a Pedro Sánchez, que solo ha vivido de su arrogancia, de su engreimiento, de su nepotismo, de su engolamiento y que hasta el último minuto del Comité Federal del PSOE, del 1 de octubre, aguantó a pie firme con la urna oculta de la trampa, mientras era vencido, democráticamente, por la mayoría de los miembros de dicho Comité Federal.

Cínico, desvergonzado, impasible el ademán, Pedro Sánchez, perdón, Boabdil, tenía ya cerrado todos los pasos, con Podemos, con Esquerra Republicana de Cataluña y otros partidos y traicionar a España por una poltrona en la que hubiera sido manipulado como una marioneta por sus propios socios de Gobierno. Y cuyos miembros tras el 1 de octubre, después de unas semanas de ilusión, veían cómo se les desmontaba el chiringuito de hacerse con el Gobierno de la nación y todos los cargos, presupuestos, decisiones, que del mismo emanan.

El espectáculo de estos últimos meses, provocado única y exclusivamente por Pedro Sánchez, ha sido, simplemente, obsceno y soez, mientras chirriaban, desde hacía largo tiempo, los ejes de la carreta socialista y que, ahora, tendrá que armarse y rearmarse con una muy especial delicadeza y habilidad y sorteando muchas y muy duras complejidades en el camino.

Pero el PSOE, con 137 años de historia, ahora se encuentra en la pavorosa tesitura, como me señalaba un diputado cuyo nombre oculto por razones lógicas, de apoyar en lo meramente imprescindible al Gobierno, ejercer, al tiempo, una férrea oposición a ese mismo Gobierno, actuar a la vez como pararrayos en el intento de que Podemos no le coma más terreno por la izquierda, con una sociedad en grave crisis económico-social y político-institucional, y, además, recuperar la paz interna. Sin olvidar, además, que en cualquier momento, Rajoy podría convocar elecciones. Lo que añade mucha más tensión y crudeza al panorama del socialismo español y que, hoy por hoy, se encuentra desgarrado.

Mientras tanto Boabdil, que va de salvador, tras haber sufrido señalados reveses, por su inmadurez, por su carencia de nobleza, por su propia política, inmerso en error tras error hasta la derrota final, ya ha puesto en marcha su estrategia tratando de recuperar el partido.

Una estrategia mucho más cerca de los postulados de Podemos que de la socialdemocracia, incapaz de haber recuperado el rumbo del PSOE, ni tan siquiera a pesar de la severidad de la crisis y desde esa privilegiada atalaya de estar en la bancada de la oposición, por sus propias miserias.

Como un animal en celo Pedro Sánchez, Boabdil, vuelve a apelar a la militancia.

¿Para qué?

¿Es que, acaso, no ha hecho, ya, bastante daño al PSOE, que, incluso, hizo llorar a algunos diputados socialistas del Congreso cuando el pasado sábado decían desde su escaño “abstención”?

Ahora, muy probablemente, ya sin el timón en manos de ese grumete traidor llamado Pedro Sánchez el PSOE podrá curar mejor sus heridas.

Sin él, pues, todo podrá ser y resultar menos complejo, mientras, tal vez, muchos sean los militantes que vieron el rostro de Pedro Sánchez cuando ese miserable e indigno diputado apellidado Rufián, de Esquerra Republicana, se refirió a los socialistas como Iscariote. Si bien Judas, de verdad, en este hilo argumental de la penosa historia de los últimos meses en una durísima encrucijada española, ha sido Pedro Sánchez Pérez-Castejón.

Señalemos, finalmente, que Iscariote, según algunas versiones, se suicidó ahorcándose.

Juan de la Cruz Juan de la Cruz

La atalaya de Juan de la Cruz: La tigresa de los cataplines y la Justicia

la-etarra-tigresa-idoa

Fue el pasado miércoles, 19 de octubre, cuando a primera hora todos los españoles nos sobresaltamos al leer una noticia, llamativa, de la actualidad. Bueno, quizás todos no. Porque la actualidad avanza de forma tan convulsa y entre tantos sobresaltos, que la noticia de ahora mismo queda sepultada, casi de inmediato, en la hemeroteca entre las indiferencias de muchos.

Y es que el miércoles a estas horas se señalaba que una individua, de nombre Idoia López Riaño, alias La Tigresa, perteneciente en su día al Comando Madrid, de la banda criminal y asesina ETA, con 23 asesinatos de Guardias Civiles y Militares, condenada a más de 2000 años de cárcel,  podrá disponer de hasta seis salidas de prisión, tal cual recientemente abandonó el presidio para una cuestión de tan extrema necesidad y solidaridad y comprensión como la de sacarse el carnet de conducir.

Duele, y mucho, no poder poner los más duros calificativos delante del nombre de Idoa, una de las mayores criminales de ETA

Idoa, la criminal Tigresa, puede salir de la cárcel gracias a las leyes de la democracia que ella aborrecía con las pistolas Parabellum nueve milímetros, con el coche bomba, con el tiro en la nuca…

Y duele en el alma, lo juro por lo que más quiero, desde la repulsión hasta la razón del más humano, que esta asesina perversa pueda pasearse ahora, durante unos días, por esos parajes de la muerte y del horror y de la locura que ella misma sembró. Cuesta trabajo, de verdad, poder hacer un ejercicio de mínima comprensión para entender lo incomprensible más allá de las decisiones judiciales. Acaso porque como un día me señalara un gran jurista en TVE “La justicia, probablemente, nunca podrá ser justa a juicio de todos“.

Un momento en el que he de confesar que ejerciendo como director de TVE-Navarra entre los años 1984-1986, me compungí con las más dramáticas escenas de bestiales atentados contra policías, militares y guardias civiles. Lo mismo que me conmoví, con extraordinario dolor, de las lágrimas de familiares de las víctimas por los salvajes atentados.

Atentado de ETA en la Plaza República Argentina de Madrid
Atentado de ETA en la Plaza República Argentina de Madrid

Ahora, sin embargo, esa individua llamada Idoia López Riaño, podrá decir, parafraseando la canción, que dos mil años no son nada, cuando vea que se le abren las puertas de la libertad de par en par, dejando atrás, en la historia, 23 asesinatos… Mientras que puede que algunos, por haber dejado mal aparcado el coche un par de minutos, ante una farmacia de guardia, al encontrarse con una sanción por mal estacionamiento, se vean acosados y perseguidos por un largo rosario de cartas, de certificados, de recargos y hasta de embargos si es que no hubieran abonado la multa puesta por el guardia municipal que “cumplió con su deber“.

Y todo ello, para más inri, lo de la canalla de Idoa, se produce cuatro días después de que una cincuentena de cobardes el pasado sábado apaleara a dos guardias civiles y sus mujeres, en la localidad de Alsasua, al grito de “Picoletos, hijos de puta“.

Duele y mucho recordar en este recorrido que un sanguinario criminal, Bolinaga, fue puesto en la calle, a pesar de su historial asesino, por razones humanitarias ante un cáncer que aún le permitió gozar de la libertad democrática durante un par de años, mientras sus víctimas, tras recibir sus tiros mortales y asesinos, nunca más podrán volver a respirar el aire de sus municipios ni disfrutar del sabor humano de sus familiares.

Iñaki de Juana Chaos en su licorería
Iñaki de Juana Chaos en su licorería

Como duele, profundamente, que esa hiena salvaje del terror etarra, Iñaki de Juana Chaos, –hijo de un teniente del ejército franquista, galardonado con varias cruces y medallas–, condenado a más de tres mil años de cárcel, por haber cometido 25 asesinatos, se encuentre respirando el aire de la libertad mientras regenta una licorería en la población venezolana de Chichiriviche al amparo de ese tirano fascista bolivariano y demente que se llama Nicolás Maduro, heredero putativo del Gorila Rojo, de donde donde salieron, por cierto, grandes cantidades de dinero que iban  a manos de dirigentes podemitas. Uno de los partidos con los que un tal Pedro Sánchez, ya ex secretario general del PSOE, tenía cerrado un pacto de Gobierno junto a los independentistas Esquerra Republicana y la CUP con una puerta giratoria abierta de par en par al planteamiento secesionista.

La tal Idoia, la Tigresa, como era conocida dentro de la banda ETA, fue expulsada de la misma porque en su día, al parecer, se acogió a una muy polémica normativa dictada por Rodríguez Zapatero, denominada Vía Nanclares, por la que trataba de reinsertar a miembros de la agrupación criminal, con beneficios penitenciarios, a cambio de que los mismos pidieran perdón a sus víctimas.

Y a estas alturas, tras haber dejado atrás el supuesto de la multa, pregunto, simplemente, ¿puede el sancionado pedir perdón por haber dejado el coche mal aparcado ante una farmacia de guardia y evitar la sanción y el calvario al que puede ser sometido por el aparato administrativo, en este caso de la Dirección General de Tráfico, aunque no haya matado a nadie, ni de forma involuntaria ni tampoco premeditada?

la-banda-terrorista-eta
Fotografía capturada de la página digital del diario ‘Gara’ en la que hace cinco años se publicó el comunicado de la organización terrorista ETA en el que la banda comunicó el cese definitivo de su ‘actividad armada’. (EFE)

No obstante seguí avanzando el miércoles en mi lectura por la prensa. Y al llegar al diario “El Mundo” me encuentro con una columna de ese periodista de raza, de compromiso y valiente, que es Raul del Pozo que escribe, precisamente el mismo día, un articulo titulado “ETA: Palizas y referendums“.

En la columna, tras el bestial ataque de ese grupo en Alsasua a los dos guardias civiles y sus mujeres, subraya:

La atrocidad de Alsasua confirma, una vez más, que los jindones del separatismo siempre atacan por la espalda, ya sea con pipas, con hostiones o con referendums ilegales“.

Y añade el periodista:

Crece el miedo, nadie se movió en la resaca para parar la paliza, quizás por ese convencimiento de que avanza la insurrección separatista coincidiendo con el bloqueo de los partidos en la formación de una mayoría, en vísperas de un Gobierno decrépito: situación ideal para que sigan atacando la Constitución por las paletillas“.

La tozudez y la obsesión enfermiza de Pedro Sánchez, que obtuvo el peor, el más ridículo y el más bochornoso  resultado de la historia de un partido tan necesario como imprescindible como es el PSOE, y que con sus decisiones está desangrando al socialismo español, lo que posibilitó que la mayoría democrática del Comité Federal derrotara a Pedro Sánchez y le forzara a presentar la dimisión, afortunadamente, hace que el mismo Raúl del Pozo continúa en su brillante y razonabilísimo artículo: “Con una nación en almoneda y la cursilería cantonalista, pintoresca y suicida de cuatro o cinco regiones de España, el ciempiés del separatismo se ha metido ya el Gran Palacio de San Jerónimo y ha estado a punto de formar Gobierno con el cobarde silencio de los felones.

Escrache a Felipe González
Escrache a Felipe González

Por su parte, al tiempo, esa banda de excéntricos antisistemas que es Podemos ya acaba de anunciar por boca de su todavía secretario general que el activismo podemita volverá a la calle, como ayer mismo, coincidiendo con todo lo expuesto anteriormente, se puso de manifiesto cuando un grupo de encapuchados impidió que Felipe González pudiera pronunciar una conferencia en la Universidad Autónoma de Madrid. Acaso porque el podemismo de ese otro agitador de masas, de nombre Pablo Iglesias, le lleva ahora en su huida hacia adelante a tratar de querer conseguir en la calle lo que no alcanzó en las sagradas urnas de la democracia, tratando de agitar a la ciudadanía entre severas convulsiones. Y todo ello en pleno siglo XXI.

Igual que el caradura de Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, que sigue mamando impunemente de la teta del Estado al grito de “España nos roba”, y se olvida de los 3000 millones de euros, 3000, que se dice pronto, con que, al parecer, cuenta el clan Pujol Ferrusola en paraísos fiscales (El Mundo dixit), para seguir, oficial e institucionalmente, en su camino hacia la independencia de Cataluña. Y casi todos, mientras, de perfil.

Bueno, todos no. Al menos, bueno parte, de quienes disponen de responsabilidades gubernamentales y legislativas.

Los que pegan los carteles para la movilización del día 22 en Alsasua contra la Guardia Civil
Los carteles para la movilización del próximo día 22 en Alsasua contra la Guardia Civil

¿Y qué puede hacer la ciudadanía más allá de pasar por las urnas cada cuatro años o cada seis meses como llevó a cabo el 20-D y el 26-J, inmersa, además, en dos gravísimas crisis como son la político-institucional y la económico-social?

Este país, necesita de urgencia, una profunda reflexión en todos los partidos políticos del arco parlamentario. Lo que parece improbable porque ni en el PSOE, por ejemplo, son capaces de ponerse de acuerdo para pactar una medida unitaria como resulta la de si abstenerse ante una hipotética sesión de investidura de Rajoy o forzar unas terceras elecciones. Y algunos, bastantes de los que asientan sus posaderas en el Congreso de los Diputados, el poder legislativo, en el Palacio de la Moncloa, donde reside el poder ejecutivo, otros que se acomodan en el poder judicial, y algunos de los que conforman el cuarto poder, deberían de acudir de urgencia al psiquiatra. Aunque no sabemos si entre estos últimos lograrían acabar con los estudiosos de la ciencia psiquiátrica.

Juan de la Cruz Juan de la Cruz

La atalaya de Juan de la Cruz: Los jirones del PSOE

los-jirones-del-psoe

Mucho y muy variado es todo lo que andamos leyendo y escuchando sobre el PSOE y sus errores y adversidades desde el 20-D, con los peores resultados de la historia, con Pedro Sánchez al frente, que aún empeoró los registros electorales socialistas el 26-J. No obstante, aún a pesar del desastre electoral del pasado junio, el entonces todavía Secretario General del PSOE, prepactaba durante septiembre un Gobierno con  y otros, al tiempo que la formación morada iba noqueando tanto al ex Secretario General del PSOE como, lógicamente, al partido. Lo que nunca le había pasado al PSOE, al menos por el frente de la izquierda. Ni con Izquierda Unida ni con el Partido Comunista.

El PSOE de hoy, tan desgarrado como necesario e imprescindible, se encuentra en un callejón de muy complejas salidas. Más allá de lo que digan y vaticinen los partidarios y los detractores de Pedro Sánchez, que ahora vacaciona en Los Angeles, mientras Javier Fernández, presidente de la gestora, y sus más cercanos colaboradores, entre los que se encuentra Guillermo Fernández Vara, a quien cuestionó la anterior ejecutiva cuando trató de discrepar mínimamente contra el alto mando de entonces, tratan de predicar una compleja y laberíntica pedagogía entre una militancia muy dividida y con riesgo de fractura.

El PSOE, necesario e imprescindible en España, se encuentra en uno de los momentos más transcendentales de su historia.

El PSOE se fue incendiando poco a poco por su propia falta de debate interno, por su alejamiento del escenario de la realidad social, por la inmensa fuga de votantes y militantes, por la política de una dirección autárquica que se distanció de las demandas de la gente de a pie. Por eso, siendo partido de oposición, y mientras el PP perdía sesenta y dos diputados el 20-D, un PSOE errático se dejaba en la gatera 25 diputados, respecto a las elecciones de 2011. Y, por su empecinamiento, los socialistas pasaron a perder 5 escaños el pasado 26-J mientras el PP ganó 13. Si bien  Podemos, a pesar de su alianza con Izquierda Unida, se dejó un millón de votos en el recorrido electoral.

Y un millón de votos, que se dice pronto, es lo que ha perdido el PSOE desde el pasado 1 de octubre, cuando una mayoría de miembros del Comité Federal se impuso con sus tesis y tras una votación democrática a los criterios de la hasta entonces dirección socialista, donde –a falta de muy escasos días para que finalice el plazo de convocatoria de nuevas elecciones– Pedro Sánchez pedía unas primarias express, para el 23 de octubre, sin tiempo para que surgiera un candidato y poder llevar a cabo una campaña de relieve por todo el país, en igualdad de condiciones con el ex Secretario General, y un Congreso, también express, para mediados de noviembre. Y, también, mientras tanto, el mismo Pedro Sanchez, mintiendo el 4 de septiembre señalaba que no se postulaba para nada, si bien días después anunciaba públicamente que lo iba a intentar. ¿Qué iba a intentar?

La historia ya la conocemos. Como conocemos la historia del 1 de octubre cuasi televisado en directo durante dieciseis horas. Como conocemos que el desaparecido César Luena había preparado una urna tras una mampara para un ilógico voto secreto y que hasta firmes partidarios de Pedro Sánchez, como Josep Borrell o Patxi López, cuestionaron hasta conseguir que se votara a mano alzada. De resultas de la votación del orden del día propuesto en la dirección socialista por Pedro Sánchez, el mismo, pues, dimitió.

Y, mientras, el PSOE, y nadie más que el PSOE, un partido necesario e imprescindible, se enfrenta a su propio debate, al que se negaba Pedro Sánchez. Y ahora, a expensas del debate del próximo Comité Federal, sus miembros, con la libertad lógica existente en el seno del partido y en sus determinaciones democráticas tendrán que decidir si abstenerse en una investidura del candidato popular, ir a nuevas elecciones o hasta tratar de pactar y formar Gobierno con entre 176 y 180 apoyos (la distancia existente entre los 170 que apoyaron a Rajoy y el resto hasta los 350 que conforman el Congreso de los Diputados). Y escribo estas lineas desde el respeto y desde la seguridad de la libertad de conciencia de todos y cada uno de los componentes del Comité Federal que cumplirán con lo que consideren adecuado en conciencia.

los-jirones-del-psoe-2

Hace unos días, precisamente, a través de Facebook, participé en un hilo o conversación con personas incrustadas en el PSOE. Y donde se podían leer argumentos como que el IBEX 35, la Iglesia y otros poderes fácticos habían provocado la caída de Pedro Sánchez.

Y a ello, añadí, modestamente que como es posible que un partido de tanto asentamiento social (aunque cada vez menos) podría contar en sus filas con tantos infiltrados de tanto poder, desde el IBEX 35 y la Iglesia, como se citaba, como para, primero, forzar la dimisión de la mitad más uno de los miembros de la ejecutiva, y, posteriormente, torcer, tumbar y derribar al ya Secretario General y hasta poder despedazar al PSOE. Como consecuencia todo ello tendría que haber ido acaeciendo sin que ninguno de los miembros de la anterior dirección del PSOE hubiera caído en la cuenta de la extensión de los tentáculos del IBEX 35 y la Iglesia, al compás que Podemos sigue acechando con el sorpasso y tratar de liderar la oposición ante un partido que hoy se encuentra en la crisis más convulsa, probablemente, de su historia.

Muy seguramente ha faltado tanto debate interno que la pérdida de poder y las seis derrotas electorales bajo el mando de Pedro Sánchez le llevaron, acorralado por la fuerza de la mayoría, como ya estaba en el Comité Federal, a dimitir ante la mayoría de dicho órgano. Un Pedro Sánchez, por cierto, que, salvo error u omisión, sin consulta alguna a la militancia, estaba a punto de consolidar en el Congreso de los Diputados un Gobierno con Podemos, Compromís y las fuerzas secesionistas.

Y España, tras el 20-D y el 26-J necesitaba, probablemente, un Gobierno constitucionalista, lejos de veleidades populistas, de antisistemas y de fuerzas independentistas.

Restan tan solo tres semanas para que finalice el plazo para disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones generales. Y, a pesar de todo, la conformación actual del Congreso de los Diputados posibilita al PSOE un juego de alianzas o entendimientos de vital importancia en el marco parlamentario. De resultas de la cual los socialistas tienen que llevar a cabo un ejercicio de una extraordinaria honradez con el país y con el partido. Pues de ellos depende que se inicie, por fin, el recorrido de la legislatura o tengamos que pasar por las urnas el próximo 18 de diciembre. Y hasta lo pueden llevar a cabo en el marco de una determinación de acuerdos. O no, como se suele señalar ahora. Aunque el escenario de una próxima confrontación electoral no parece augurar el mejor de los escenarios para el PSOE. Y que ahora puede exigir una legislatura (con una duración de tiempos predeterminados) con la seriedad que requiere la situación de emergencia del país, y con los planteamientos que consideren idóneos.

Y tras tanto runruneo de consultas o no a la militancia, mientras el PSOE se sigue desangrando, lo que tal vez pudiera engordar a Podemos, aunque las encuestas tampoco vaticinan subida alguna de la formación morada, los órganos de la dirección socialista debieran decidir quiénes, por qué y para qué y hasta qué grado de responsabilidad conforman sus respectivos cuadros directivos, qué tema y cuándo se debe consultar a la militancia, y no mirar para otro lado.

Pase lo que pase, desde ese asunto que afecta a la fontanería y a las cañerías internas del PSOE, que bajo la dirección de Pedro Sánchez no ha sabido abordar el relieve de la pérdida de tantos escaños, que dieron lugar a una fuerte presencia de Podemos en el escenario electoral nacional el pasado diciembre, los socialistas se enfrentan a una toma de decisiones de tanta importancia que Antonio Hernando, una de las manos derechas de Pedro Sánchez en toda su trayectoria, sigue al frente del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados.

Lo que demuestra que el Partido Socialista Obrero Español es un partido autónomo, independiente de otros organismos e instituciones, con decisiones propias en sus estructuras orgánicas propias. Y que se debe a sus criterios ideológicos, a sus dinámicas organizativas, a sus responsabilidades de dirección, a su militancia y a sus votantes.

Evidentemente el PSOE, un partido necesario e imprescindible en la democracia, que ha gobernado el país durante veintidós años, dispone de una capacidad de actuación profunda y seria como la requiere, actualmente, el país. Y el PSOE, de paso, se puede conformar de la suficiente dinámica de actuación en la que no influye nadie ajeno al mismo. Salvo, claro es, error u omisión.

Y, al margen, o además de ello, el PSOE, de lo que tendrán que responder sus cuadros, de ayer y de hoy, dispone de la suficiente capacidad de maniobra como para decidir –más allá de sus debates internos– qué es lo más conveniente para el país, la sociedad española y el propio partido.

Perderse, ahora, en esas premisas de la presión de poderes fácticos, que de ser cierto debiera conllevar a la depuración y expulsión de tales militantes del partido, no parece el camino más adecuado.

Más allá de los criterios de responsabilidad que adopten sus dirigentes, que para eso lo son, no cabe la menor duda que por el bien de todos, con la conciencia y la consciencia debida, los máximos responsables del partido como toda la militancia tratará de encontrar las fórmulas adecuadas para que el PSOE encuentre de verdad su camino más correcto y acorde, claro es, con sus principios.

Juan de la Cruz Juan de la Cruz

 

Desde el corazón de la Diagonal por Ana Castells: Nadie, vote o no al PSOE, puede alegrarse de su hundimiento

el-testigo-de-laizquierda

Conozco al PSOE por dentro y por fuera desde hace años y jamás había visto una situación como la que ha creado Pedro Sánchez por su falta de capacidad de liderazgo.

“Liderar no es mandar”, es un axioma que conocen y repiten todos los que trabajan en el mundo de la dirección o de la comunicación. Liderar es convencer, es hacer que los demás compartan y QUIERAN seguir tus directrices. Es tener argumentos pero también saber escuchar e integrar.

Es evidente que este hombre no ha sabido hacer ni lo uno ni lo otro. Ha confundido una organización plural como es un partido político con una monarquía absoluta. Se ha equivocado. Ni en una organización tan poco democrática como Podemos, consigue Iglesias el monolitismo. Es evidente que dirigir una manada de borregos es muchísimo más cómodo que una organización de seres, poco o mucho, pensantes. Pero precisamente por esto se necesitan líderes, individuos con ideas, CON ARGUMENTOS, con capacidad de dialogo, sin complejos que le impidan adaptarse a las circunstancias, ni soberbia que le haga interpretar cada discrepancia como un ataque.

Ni la UCD -modelo hasta ahora de guerras internas y banderías personalistas- ventiló en sus peores momento sus trapos sucios tan abiertamente en la plaza pública ni con tanto ensañamiento.

Es importante, importantísimo, que exista un PSOE moderado, modernizador e integrador, que sea una alternativa al ala conservadora de la sociedad. Lo contrario es poner el futuro de España, y por lo tanto de todos nosotros, en manos de grupos que tienen como ideología la rabia y el resentimiento. Que tienen como modelo al que ha fracasado y llevado a la ruina a países enteros, en Europa y en América. Un modelo que ha truncado el futuro de sus ciudadanos, llevándoles a la desesperación y al hambre y sobre todo, a la falta absoluta de libertades individuales y colectivas.

Nadie, vote o no al PSOE, puede alegrarse de su hundimiento interno y, como ciudadanos de un país que queremos que siga siendo democrático, abierto y de progreso, solo nos cabe esperar que se supere esta situación límite en que se ha situado y por encima de todo que encuentre, esta vez si, un auténtico líder que entienda y mejore la sociedad a la que pretende dirigir, mirando hacia adelante y superando los obstáculos en lugar de crearlos y pretender revivir los peores momentos de nuestra historia, felizmente superada pese a quién pese.

Ana Castells Ana Castells

La meme del día: Pedro NoNo 1º, el Inútil

pedro-nono-1-el-inutil

Si vis pacem por José Crespo: Por la boca muere el pez y el equilibrista fracasado

por-la-boca-muere-el-pez-y-el-equilibrista-fracasado
Pedro Sánchez (Gijón, 8 de Mayo de 2015): “Quien pierde elecciones dimite y no se queda para bloquear”. Sí, el mismo Pedro Sánchez de ahora.

De entrada quiero dejar claro que creo en la evolución y el cambio en las posturas ideológicas de las personas gracias al aprendizaje, a la experiencia y a los errores e igualmente creo que el inmovilismo es impensable pues significa el freno de nuestra evolución.

 
El 8 de mayo de 2015 Pedro Nono, alias Pedrito Rígoli, también conocido como Don Erre-que-erre, afirmaba en un mitin en Gijón henchido de fuerza y dignidad “en Inglaterra quien pierde elecciones dimite” y “no se queda para bloquear un gobierno socialista de Susana Díaz” refiriéndose a la situación en Andalucía.


Hace relativamente poco que hizo estas afirmaciones, poco más de un año. Entonces parece que Pedro Sánchez tenía claro que los derrotados en las urnas debían irse a casa y no bloquear la formación de gobierno; algo que la mayoría de los ciudadanos compartimos.

la-cara-de-odio


Hoy los españoles vemos su cara de odio y, además sabemos que incluso mintió/engañó a Felipe González.


Solo un “estalentao”, como diría un mañico, o un caradura mantendría la actitud de este equilibrista fracasado… Pedro “groguie”… o mejor Pedro KO.

José Crespo José Crespo