Iñaki Arteta “Contra la Impunidad”. ENTREVISTA con un Cruzado desde los Madriles de Juan Miguel Novoa

Iñaki Artera. Foto de Juan Miguel Novoa
Iñaki Arteta. Foto de Juan Miguel Novoa

Entre un amago de lluvia en Madrid bajo el horizonte de nieves en la sierra, las calles se duplican para acoger un jueves de estreno en la Gran Vía. Así mientras una alfombra roja se deja pisar por la “Reina de España”, un pavimento con recuerdo de sangres desemboca en el Palacio de la Prensa para recordarnos los crímenes impunes de ETA.

Evasión frente a realidad entre luces fosforito. Elegimos una obra fundamental, la última, del gran Iñaki Arteta: “Contra la impunidad”. Hace apenas un mes, en sol de otoño, tuvimos la oportunidad de hablar en Valladolid, donde se ofreció en la sección “tiempo de historia” de la SEMINCI. Arteta nos muestra en celuloide y documental un escándalo, rosario de injusticias y silencios que tejen los últimos décadas de horror terrorista en España: los crímenes sin resolver de ETA por diferentes circunstancias. Lo que la Fundación Villacisneros denuncia en un texto, lo rubrica Arteta en cine.

Aquí no hay glamour, hay verdad, la nuestra, la de los hijos de España, la verdad de nuestros muertos que agitan conciencias zombis para recordarles que la vida no es una ficción. Se apagan las luces de la sala, y en el lienzo blanco se dibuja la lucidez.

Cartel de Contra la Impunidad de Iñaki Arteta
Cartel de lapelícula Contra la Impunidad de Iñaki Arteta, patrocinada por la Fundación Villacisneros

ACTO I: BIENVENIDO A CASA

Bienvenido de nuevo a Valladolid. ¿Ya es la cuarta vez que acudes a nuestro festival, no?

Efectivamente, debutamos en la SEMINCI en 2005 con “Trece entre mil”, luego en 2012 con un documental sobre Nicolás Redondo y dos años después con “1980”.

Se te recibe como a uno de casa, ¿te sientes así de cómodo cuando vienes?

Sin duda, mucho. Fíjate que cuando fui invitado por el director del festival no tenía aún acabada la película. ¿Cómo la tienes? Me preguntó, muy bien, le dije. Y aquí estamos, en un acto de total confianza de años..

El público te acoge con mucho cariño. ¿Notas diferencias con el de tu tierra?

No, muy bien también. Es cierto que allí el perfil de público es más militante. Vamos a salas pequeñas y, aunque siempre hay gente que no te puede ni ver, claro, los que te quieren están entregados. Los estrenos en Valladolid o en Madrid, siempre tienen una acogida fenomenal, si en Bilbao metemos a 300, 400 personas, es otro éxito. Como te digo, son gente muy motivada, que lo hacen por militancia.

La presentación de tu último trabajo se produce hoy en la SEMINCI, en el reciente festival de San Sebastián acudiste con “1980”.

Si, en la sección “The act of killing” sobre el cine y la violencia global nos pidieron “1980”. Se expusieron 30 películas de todo el mundo, con 4 o 5 películas del tema vasco.

La película es dura y lúcida, como toda tu obra, ¿cómo reaccionó la gente?

Bueno, se les cae el mundo encima, por plasmar lo que hemos vivido. Siempre que se acaba la película hay un gran silencio, entonces dices ¿bueno alguien quiere preguntar algo?  Nada, claro. Es un silencio de la gente que lo ha sufrido.

1980-de-inaki-arteta

ACTO II: UNA EXCEPCIÓN EN EL “SECTOR”

Del conjunto de películas españolas que tratan sobre el tema terrorista, el tuyo es un proyecto muy diferente al que se muestra en el conjunto del cine español. ¿Cómo te sientes en un sector tan desconectado del tema que tú tratas?

En el cine español hay de todo, la verdad. Es cierto que afloran más los sectarios, de inclinaciones más de izquierda e incluso “antisistema”, sean directores, actores… Yo, realmente, no me siento muy del sector. Me interesa mucho el cine pero no el “mundo del cine”. En todo caso, hay que decir que los documentalistas no tenemos mucho glamour. Nuestras películas se hacen con equipos pequeños…no es como la ficción. Tampoco conozco mucha gente y no me gusta el entorno del cine.

De puertas afuera, aunque haya de todo en el sector, como dices, lo que nos llega al gran público, sean por declaraciones, galas de premios…es bastante sesgado hacia una corriente muy determinada de opinión que, realmente, no se parece mucho a la tuya.

Si, puede ser. Pero es en general, en todos los campos. Hay una conciencia de sobreestimación de la opinión de la izquierda frente al resto del mundo. Pero no es así, aunque son los que más hablan, y se arrogan la representatividad de todos. Esto es muy negativo porque hay gente que te dice “no me gusta el cine español porque es de izquierdas” y realmente no lo es. Este tipo de reivindicaciones tenía cierto sentido en el franquismo pero ahora no, en un mundo tan plural.

Respecto al tema de ETA, en particular,  la visión que ha dado el cine varía desde una asepsia de igualar bandos, tipo “La piel contra la piedra”, por ejemplo, a thrillers como “Días contados”, “Lobo”… hasta el reciente humor de los famosos “apellidos vascos”. Sin embargo de las víctimas solo pareces hablar tú, ¿cuál es tu opinión de este panorama?

Tengo mi opinión pero quizá no sea la persona más adecuada para hacer el análisis. Mira, los que deciden las películas son los productores. Tú puedes tener un guion maravilloso pero los que deciden son ellos.

Si le damos la vuelta y las víctimas hubieran sido de la extrema derecha, no me cabe duda que se hubieran hecho muchísimas películas, seguro. La visión de nuestro cine, como mucho, muestra casos aislados adornados por una trama de acción de manifestaciones, fugas de terroristas… donde se omite lo más sangrante de la historia de esta tragedia, que son las víctimas.

Esto en sí ya define toda una actitud.

Desde el punto de vista humanitario, de narración y preocupación social de tantos años…que el cine español no se haya ocupado de las victimas es un objeto de tesis para el futuro, y eso dice mucho del sector, es cierto. Es cuando te preguntas: ¿qué atención ha tenido el sector sobre lo que estaba ocurriendo en su país?

Sobre todo en un tema que dura tantos años y permea toda la democracia

Claro. Por ejemplo, al crear “1980”, repasé las películas que se hicieron en ese año y en total se estrenaron 200 películas o así. Las más importantes fueron “El Crimen de Cuenca”, “Pepi, Lucy boom…”, había mucho destape, terror malo… pero ni una sóla sobre la violencia de ETA. Igual sucedió en el 81 y más años… nada. Es cuando piensas ¿y esta gente? ¿hacia dónde miraban?.

El problema no ha existido para un medio de comunicación tan poderoso como es el cine, entonces.

La conclusión en general de todas las pelis de los últimos 50 años, es que el terrorismo no ha sido relevante en España. Hay 50-60 trabajos en total … de las 4000 películas que, a grandes rasgos, se estrenaron.  Y de esas, que salgan las víctimas pues son las mías, una de Querejeta: “Asesinato en febrero” y otra muy buena: “Los justos” que desgraciadamente tuvo muy poca repercusión al ser un documental mediometraje. Esa falta de prestar atención a un hecho tan doloroso e injusto… dice mucho.

Iñaki Arteta. Foto de Juan Miguel Novoa.jpg
Iñaki Arteta. Foto de Juan Miguel Novoa.jpg

ACTO III: EL PROYECTO: “HACER MEMORIA”

Por tanto, cuando empezasteis en el 2001, entrabais en un terreno inédito.

Si, como no lo había hecho nadie, comenzamos algo sin referentes. No había nada. Fue una sorpresa, ¿cómo no se les había ocurrido a otros? Puedes entender el tema del miedo. Pero eso si vives en el País Vasco, pero en Madrid, Barcelona, Valencia… en fin, hay muchas cosas que se te escapan.

¿Cuál fue su motivación para enfocarlo desde el punto de vista de las víctimas: justicia social,  conciencia humana…? Mi secretaria, muy católica,  me dijo ayer que te preguntase si eres creyente.

No soy practicante, la verdad – dice sonriendo – Tengo una cultura cristiana pero no me acerco a la religión. Digamos que tengo una “cultura humanitaria”. Te cuento una anécdota: yo tengo 3 hijas, mi mujer sí que es practicante y las lleva a misa todos los domingos. Bueno, de más pequeñas, en la parroquia había un cura joven, divertido… y mi mujer me decía, Iñaki pues a ver si vienes un día, verás que bien. Yo le saludaba por la calle al cura, un chico majísimo y tal… pero yo no iba. Entonces él se entero de las películas que hacía y le dijo a mi mujer: mire, que no se preocupe, que ya está, no hace falta que venga a misa, he visto su trabajo y con esto tengo suficiente.

Entiendo que lo que hago tiene un sentido personal claro, he elegido lo que quería hacer, y lo hago desde un punto de vista y responsabilidad ciudadana, humanitaria.

Desde 2001 con tu primer film, has ido evolucionando hasta tocar diferentes vertientes sobre el mismo eje.

Si, al principio, comenzamos con mucha rabia. Teníamos una ganas locas de hacerlo y poder expresar la rabia de lo que estaba pasando. Luego lo hemos ido elaborando intelectualmente y hemos ido progresando en diferentes aspectos hasta llegar a “Impunidad”.

Comenzamos desde el núcleo del dolor de las víctimas. Luego con el “Infierno vasco” lo ampliamos desde el exilio de la gente que se tuvo que ir; “1980” es la interpretación desde diferentes sectores como la sociedad, iglesia… y ahora, entre varios proyectos, elegimos este.

Las manos de un cruzado. Entrevista con Arteta. Foto de Juan Miguel Novoa
Las manos de un cruzado. Entrevista con Arteta. Foto de Juan Miguel Novoa

ACTO IV: LA OBRA, UNA NUEVA VISIÓN DEL DRAMA

¿Cuál es el origen de esta idea, muy diferente a las anteriores, en mi opinión?

Dijimos, ahora que se ha acabado, si no el terrorismo, sí la violencia armada… vamos a ver cómo está la cosa.  Y nos encontramos con que, a estas alturas, había más de 300 casos sin resolver, aquí hay una película. Hacer memoria es esto. Vamos a hacer balance y luego interpretaremos. Investigar cómo está la justicia con las víctimas, ¿han pagado los terroristas con lo que han hecho?…. Si, es un proyecto diferente a los anteriores porque hablamos del presente.

Fíjate, yo conocía el problema desde una tarde en la presentación del libro en el Retiro de Madrid “Los agujeros del sistema” con presentación de María San Gil y Consuelo Ordóñez y testimonio de Ana María Vidal-Abarca. Me escandalizó la gravedad del tema. La palabra “Impunidad”, que da título a la película sonó varias veces, pero lo que yo oía realmente era “Complicidad”. ¿Cómo nos lo cuentas tú?

Hemos elegido casos muy diferentes. Lo ves y te tiras de los pelos, dices, ¿ni a mala fe, no? Hay muchas versiones cruzadas, habrá habido malas interpretaciones en algún caso… seguro que los asesinos han hecho lo que han podido para encontrar fisuras en el marco de la ley y escaparse, pero, en fin, hay muchas cosas. La película no da una repuesta y salen cosas contradictorias. No queremos ofrecer una respuesta, sino una llamada para decir ¿Cómo es posible que esto haya ocurrido aquí?

Desde luego, los casos escandalizan. En algo tan sucio y opaco como esto, donde la negociación con ETA, siempre presente y siempre negada hasta su consolidación con el gobierno que surge el 11M, desde un entorno de cloacas, amnistías, reuniones en Argel… si ahora se descubre que, desde el punto de vista legal una gran parte de los crímenes no se han investigado por el Estado o se han investigado mal… a mí, y esto lo opino personalmente yo, me viene a la cabeza una tercera palabra: “mentira”. ¿Qué has descubierto tú?

Es una lectura, desde luego. Yo la que hago, pues hay varios niveles de lectura en nuestro trabajo, es que a las victimas les han tocado todos los niveles posibles de injusticia: el olvido en un primer momento, la miseria en que vivieron por no tener ningún tipo de ayuda, posteriormente el tema de la justicia, además el ver que en tu pueblo salen los asesinos… Y parece que al acabarse la violencia armada se quiere bajar rápidamente la persiana de todo, desapareciendo colectivos de victimas casi “por inanición” dejan de tener presencia, interés político… En fin, lo que les faltaba, unido a una justicia que cae en saco roto.

Has dicho antes la frase “hacer memoria”. Mira, la alcaldesa de Madrid, lugar donde vivo y ciudad más golpeada por ETA, dijo hace tiempo en unas jornadas contra la corrupción y la delincuencia económica organizadas por la Unión Progresista de Fiscales y Jueces para la Democracia que: “los eslóganes de tolerancia cero” en cuestiones como corrupción o terrorismo “quedan muy bien” pero “no quieren decir nada” y deseaba que “los jóvenes empiecen a olvidar” el terrorismo en el País Vasco”. Por tanto, para algunos asuntos – cercanos y de sangre –  hay que olvidar y para otros –  cosidos por la distancia del tiempo y la ideología –  no?

Evidentemente hay una intención de recordar una cosa y olvidar otra lo que supone un problema. Mira, esto lo hemos vivido todos, la guerra civil no y queda lejos. El presente nos implica y claro, nos genera problemas. Esto es una cuestión, además hay otra: nuestros nietos, como paso con la guerra civil, querrán saber lo que pasó con ETA.

contra-la-impunidad
Contra la impunidad

 

FINALE: LA ESPERANZA

¿Qué esperanza podemos sostener, desde la gente que ha investigado y ayudado en su trabajo?

Hay varias personas que están apareciendo para reavivar esto. Se ha producido la catalogación de todos los casos, otros se consiguen reabrir… además una Asociación de Víctimas que intentan que los crímenes de ETA sean reconocido como de lesa humanidad… Es decir, todavía hay gente que, como hormiguitas, están intentando luchar, esto es lo realmente positivo.

Para terminar con buen sabor de boca, quería mencionar a un autor que he leído antes de hacer la entrevista: Fernando Aramburu. Me parece el equivalente tuyo desde la literatura. Nació el mismo año que tú. Al final, entre toda esta mentira, ocultación y crimen ¿van a tener que ser dos vascos de una generación determinada los que nos expliquen el tema al resto de los españoles?

Le conozco personalmente, magnífico, estoy esperando su último libro. Ojala hubiera más como él. Más libros, novelas, ensayos…  que al fin y al cabo son más económicos que hacer una película. A los vascos, nos ha tocado el tema de manera muy personal, sí, lo hemos vivido demasiado cerca.

Ha pasado el tiempo, poco, nada. Nos queda todo por contar y más compañeros le reclaman. “Ha sido un placer” decimos. Aire fresco de un cruzado que no pisa alfombras rojas ni está en la pomada del “mundo de la farándula”, un tipo necesario, un notario documental y un artista, de los de antes, claro, de aquellos que, estudiando la realidad se dejan interpretar con y por ella. Salgo satisfecho al otoño de Castilla, mezclándome entre piedras medievales mientras caen hojas eternoretornistas, paisaje del presente absoluto de una Memoria que se niega a desaparecer.

juan-miguel-novoa Juan Miguel Novoa

Noviembre es también el mes de Paracuellos. Homenaje a Santiago González, por Rafael Gómez de Marcos

noviembre-mes-de-difuntos

“Sostenía Julián Marías que en los años 40 los españoles no tenían nostalgia de la república, idea que apuntala en sus memorias. No es casual que las vocaciones republicanas y los más radicales ardores antifranquistas tengan un carácter sobrevenido en la generación nacida después de aquel 20 de noviembre. Los fanáticos de la memoria le quieren quitar la calle al gran escultor Pablo Serrano. ¿Por qué no rebautizar la Castellana como Avenida de Agapito García Atadell, que intentó escapar en noviembre del 36? La calle de Fomento podría pasar a llamarse de la Checa de Fomento y la Glorieta de Embajadores, que tiene nombre de casta, Glorieta de las Brigadas del Amanecer.También hemos celebrado un aniversario no luctuoso, el sábado se cumplieron 83 años de la primera vez que votaron las mujeres, el gran empeño de Clara Campoamor, aunque Pablo Iglesias le atribuye el mérito ex aequo a la señora de su abuelo, Margarita Nelken, lo más sectario que dio el bando republicano, cómplice de los asesinatos de Paracuellos, que contribuyó a ocultar con sus contactos internacionales. Ella y Victoria Kent combatieron a Campoamor, precisamente por lo que Clara Campoamor dejó escrito en uno de sus libros memorialistas: El voto femenino y yo: mi pecado mortal.”

Extracto de “Noviembre, mes de difuntos”
Santiago González/El Mundo

Comentario al artículo de en El Mundo sobre memorias, conmemoraciones y homenajes:

comentario-al-articulo

Rafael Gómez de Marcos Rafael Gómez de Marcos

¿Qué les ha hecho España a estos rencorosos? Los apuntes de Nacho

al-parlamento-a-pedir-el-indulto-para-un-delincuente-reincidente-dice-mucho-de-lo-que-son

¿Qué le ha hecho España esos enloquecidos que odian  con tanta saña? ¿Qué daño les ha producido el ejemplar y cívico régimen de la Transición, aunque con errores de carácter ingenuo? A estos injustos y descerebrados compatriotas solo se les puede otorgar el beneficio de la duda, por su nulo conocimiento de la cercana realidad histórica española, fruto de la incapacidad estatal para informar adecuadamente y con datos y argumentos irrefutables el brillante papel ejercido por la Transición y que ha proporcionado una estabilidad política, cívica y social jamas alcanzada en la densa historia de España.

“Qué le ha hecho España a estos rencorosos que han tenido la fortuna de vivir sin confrontaciones de magnitud”


Porque ese régimen que denostan con tanto odio como desconocimiento fue un gesto de buena voluntad,un intento plausible de rescatar el destino de España, de superar complejos (carentes de fundamento), pero enraizado en nuestro fuero interno. Un voluntarismo apreciable para superar nuestro honor, dignidad y amor a España. Unos términos siempre cuestionados por los profesionales del caos y el rencor a todo lo que suene a España. Es preciso y urgente ahuyentar de nuestra sociedad los seguidores de las hipertrofias nacionalistas para, todos juntos, abordar con entusiasmo un proyecto que nos devuelva la autoestima fruto de la comprensión y respeto entre todos los españoles.

PRIMERA JORNADA DE LA SESION DE INVESTIDURA

Cabe pensar que a aquellos que denigran sin conocimiento todo nuestro próximo pasado, les resulte insoportable que esos cuarenta años fueron tiempos de bonanza. prosperidad y generosidad ofrecida por aquellos que lucharon a campo abierto defendiendo sus ideales.

Pero a qué tienen odio con rencor infinito sin saber el enorme esfuerzo realizado por sus padres y abuelos. Aquellos hombres que construyeron una realidad benéfica. Qué le ha hecho España a estos rencorosos que han tenido la fortuna de vivir sin confrontaciones de magnitud y con un estado de bienestar envidiable que hay que reconocerlo, no ha sabido inculcar en la escuela los valores adecuados. Porque una cosa es el odio visceral acomplejado e ignorante, y otra muy diferente es la cólera de una sociedad cívica limpia digna y patriótica de la mayoría del pueblo español.

Ignacio Rodríguez Márquez Nacho Rodríguez Márquez

(V) La insoportable vecindad de los podemitas: Rodrigo o las raíces del odio

La estatua de Lorca en Santa Ana. Foto de Cristóbal Mnauel
La estatua de Lorca en Santa Ana. Foto de Cristóbal Manuel
Me ha crujido el corazón pero esta mañana me he despedido de él, en vida y para siempre. Al maestro Rodrigo, al que nunca mas volveré a hablar, y que  conocí hace ya más de dos años en la Plaza de Santa Ana de Madrid y desde entonces hemos platicado en ese espacio, mentidero de la Villa y Corte, muchas mañanas.
 
Y hoy, en la despedida, recuerdo aquella mañana de invierno que nos presentamos: En las manos de ofrenda de la estatua del poeta Federico García Lorca había un casco de litrona y Rodrigo, trataba de limpiar el monumento. Le ayudé a retirar el casco y comenzamos a hablar. Acababa de cumplir los ochenta y en seguida me dijo que era un vecino, que desde hace mucho tiempo vivía en un cuartito gris, con derecho a lavabo y pensión completa, de una pensión de la calle Atocha. Cuando tiré la botella a la basura me dijo : “Estas son las consecuencias del botellón. A estos zánganos borrachos les daba yo otra guerra para que pensaran en cosas serias”.
 
En estos años Rodrigo me ha hablado mucho sobre la soledad y la necesidad de comunicación. En su infancia quedó huérfano por la Guerra Civil. Emigró en la posguerra. Trabajó duro y las pasó canutas para comer y por su ideología comunista. En el “Partido” llegó a ejercer un cargo de responsabilidad y en el intervalo de muchas mañanas me ha contado como el “polit-bureau” no  se portó del todo bien con él. Pero que, a pesar de la traición asume que sus verdaderos enemigos son los curas, todos los curas y los fascistas, esos de la derecha.
 
El maestro fuma, y fuma y, como yo, madruga. No duerme bien. Y conozco, también de su mano, la historia cotidiana de como ha dejado de comprar el tabaco en uno de lo estancos del barrio que abre a las ocho porque “el dueño es un facha” y, por eso, se gasta unos céntimos más en el bar, “para no dar un euro a la derecha“.
 
Le gusta hablar y la “cháchara” es  su entretenimiento, su vida en definitiva  en el espacio público de la plaza, donde pasea todas las mañanas, y donde yo le encontraba como hoy, y por respeto a los mayores, le daba unos minutos de diálogo y compañía. Pero de hoy no pasa. Nunca más, porque toda buena historia debe tener un final. Y reconozco, me apena  que hasta esta mañana insisto, me preocupaba el haber contemplado como, con el paso de los días y los meses, se quedaba solo, sin tertulianos. Esa soledad, que  le atormenta según me ha confesado en innumerables ocasiones… y  es que conste, también entiendo a esos vecinos que no aguantan  sus improperios, delirios ideológico y su airado monotema:! “Qué lastima que no vuelva Zapatero, el único hombre bueno que queda en España, porque Sánchez ha demostrado que no tiene cojones.., lo ha tenido en su mano junto a los jóvenes de Podemos y el cobarde ha olvidado que los curas son peores que Bin Laden… Siempre igual”.
 
Como se habrán imaginado Rodrigo no sabe de las redes sociales de internet. El solo oye la radio, la Cadena Ser. Y para darles mas detalles les diré que Rodrigo padece de hipertensión, y por ello, en  muchas ocasiones le he dicho que no puede, ni debe por su salud, empezar, cada día, con tamaño cabreo. porque gobierne otra vez el PP que mangonea Rajoy,  pero él siempre sincero y de frente,  me ha contestado que las tardes, al anochecer, son todavía peores, cuando se refugia junto a su soledad en el cuarto y enciende la radio.
 
Desde que le conocí asumí sobre su empacho de ideología: Sus ideas son tan grandes que no le queda un retalito en el cerebro que le procure bienestar. Mastica un odio que le reconcome las entrañas y, cada día  me ha mostrado un perfil nuevo de su peor cara, marcada por la sangre y la guerra civil. Hasta hoy que después del buenos días, me ha espetado que siente que no se mueran todos los votantes del Partido Popular. Y con la educación que me enseñaron mis padres de respeto a los mayores le he contestado que no tengo nunca más que hablar con él.
 
A partir de hoy estoy seguro le veré muchas mañanas por la calle Atocha pero de ahora en adelante el maestro Rodrigo representará para mi última neurona el ejemplo extremo de los empachos ideológicos que en la actualidad alimenta el Poder y el populismo político predispuesto al enfrentamiento que nos invade.

En España la guerra en el sofá, frente al hipnótico televisor, por Rey Viñas (Toposteo) y sus SINOPSIS

El Balneario España. Ilustración de Nachete
El Balneario España. Ilustración de Nachete

¡Maldita sea la hora, que estos mindundis adquirieron poder para manejar el BOE e influencia sobre nosotros!. Al punto, para nuestra desgracia, de convertirse en el eje sobre el que rota vida y preocupaciones de toda alma cándida.

¡¡Qué jartura!! Que diríamos por estas tierras. Creo que todos estamos extenuados, empachados de tanta política adúltera y de tanto político rufián adjetivo y adverbio comparativo. En la calle, en el autobús, en el bar, por todo lugar y sitio se puede constatar que estamos hasta la coronilla de tanta usura y tantos usureros, de tantos millones de dineros repartidos por esos mundos de Dios entre tan pocos y de tan escasos resultados. De tanta deuda, de tanto déficit, de tanto rescate. De tantos miserables perversos y de tanta ingenua miseria. De tantísima corrupción económica… de la historia, de valores, de religiones, de civilizaciones, de educación y de educadores. De tanto relativismo y de un mundo materialista e inicuo, tan vulgar como putrefacto, superpuesto y anclado, por escarnio de los eternos depredadores al concebido por el Padre Eterno.

La rosa de gónzalez sobrevuela por todos nosotros. Ilustración de Nachete
La rosa de gónzalez sobrevuela por todos nosotros. Ilustración de Nachete

Sin embargo, existe un cierto aire de fiesta y optimismo en el ambiente. No me pregunten por qué, pero hay alegría, e impaciencia porque llegue el día que se olviden de ellos y piensen en nosotros. Inaudito, pero cierto. La gente no escarmentamos. Los desengaños, las mentiras, las desvergüenzas, el despotismo, los abusos, las mordidas, la constante y fraudulenta sangría al Erario; el baile sobre las tumbas de nuestras víctimas del terrorismo; la parcelación de España; los cinco millones de parados; los miles de cientos de desahucios; el hambre famélica… y un largo etcétera que no escribo, por no hacerme monótono, estamos dispuestos a echárnoslos a la espalda sin tan siquiera oír el propósito de enmienda.
Una vez más. Dispuestos a dar árnica a los que han hecho de la democracia el timo del tocomocho, con el voto como gancho, y de la acción participativa la víctima. Dispuestos a la amnistía de todos, y poner en la bola de cristal nuestra ilusión, nuestra buena voluntad, y demostrar una vez más que nosotros siempre cumplimos. Aunque estemos curtidos a traiciones, seguimos esperando.

España a la deriva.Ilusgrción de Nachete
España a la deriva.Ilusgrción de Nachete

Sí señor. A pesar de todo, casi todo el mundo parece estar a la espera del próximo futuro como si fuese a desprenderse de una inmensa pena, como si fuese a poner fin a una dolorosa frustración, como si el advenimiento de la paz tras una dolorosa y sangrienta guerra, estuviera a punto de llegar. O quizás precisamente por eso: porque quieren, queremos todos olvidarnos de los últimos 40 años de una guerra camuflada en la demagogia, donde físicamente se ha matado a niños en las entrañas de sus madres, donde psíquicamente se ha confundido a los críos en las escuelas, donde los jóvenes la única empresa que conocen es el INEM, donde los padres deambulan perdidos entre la hipoteca y los mil euros, siempre en precario, cabizbajos y callados.

De una guerra solapada, enmascarada que ha disparado reproches, venganzas, e injusticias y ha causado millones de muertos, sino sobre las cunetas, sí sobre el sofás de sus casas, frente al hipnótico televisor. Aún queda esperanza. La de volver a empezar, la de volver a confiar. Posiblemente sea la del cambio. ¡Ojalá!

Rey Viñas Rey Viñas

Las ilustraciones de Rafa: Pablo Iglesias, el anacronismo hecho político con sus discursos guerracivilistas

pablo-iglesias-el-anacronismo-hecho-politico-con-sus-discursos-guerracivilistas

Rafael Gómez de Marcos Rafael Gómez de Marcos

El pim pam pum de la Colau para ganar de chupi guay la guerra civil… Y de paso, mearse de la risa

En la primera página del libro nunca escrito de la ética periodística está escrito que el periodismo audiovisual no puede provocar las secuencias para grabarlas a su gusto. Un esencia, hoy en día totalmente olvidada, por los vendidos en busca de audiencias y, quizás lo que es mas grave, la manera directa de actuar de los políticos populistas como la Colau que adquirió fama y notoriedad publicitando los suicidios.

la-polemica-estatua-de-franco-en-el-born-recibida-con-huevos-e-insultos

Se han divertido, y mucho y durante tres días, con la ocurrencia del Consistorio de la Ciudad Condal de sacar la estatua ecuestre decapitada de Franco, un montón de tan mal educados como manipulados ciudadanos que hoy se hacen llamar artistas creativos, y demócratas de ley.

 

un-artista-coloca-una-muneca-hinchable-como-protesta-en-la-estatua-ecuestre-del-general-franco

Con la provocación institucional costeada con dinero público algunos ciudadanos que no asumen el significado del civismo pero se siente muy motivados y centrados en su ideología de la revolución, desde el minuto cero, ha comenzado a tirar huevos, colgar trapos estrellados, chillar falsas proclamas y, acto seguido, acercarse al chino mas próximo un comprar un par de botecitos de pintura. La felicidad programada por la cúspide la secta.

lanan-huevos-a-la-estarua-de-franco

pim-pam-pum-contra-franco

Y mas de uno se habrá excitado al ganar la guerra civil propuesta por la alcaldesa. Y hoy, después de que la estatua haya quedado completamente destrozada, el Ayuntamiento de Barcelona dice, por escrito, que lamenta lo ocurrido pero lo comprende. Que bonita, divertida y artística es la guerra chupi guay, sin muertos, y claro, sacar a pasear cada día a Francisco Franco. Y la ética al suelo, como la estatua porque nos gusta el arte progre y urbano de mear en la calle.

lo-espones-en-la-exposicion-de-arco-y-te-forras

hola-me-llamo-lui-y-voto-a-adacolau-porque-gracias-a-eya-e-podio-ganar-la-guerra-civi

 

La raíz y los vientos por Rodolfo Arévalo: Las paletadas de la razón, con perdón de los paletos

Vida encarcelada. Foto de Rodolfo Arévalo
Vida encarcelada. Foto de Rodolfo Arévalo

Empiezo a estar del grupo de gente de poca cultura, inteligencia y saber hasta el mismísimo gorro, el que perdió Mahoma en alguna loma o el que perdió mi primo sin mas tino. Es gente que se dice de izquierdas y que confunde izquierda con odio a todo lo que no sea cutre, tan cutre como ellos mismos.

No hay ya a estas alturas del siglo XXI en España, ninguna razón para que sigan aflorando rencores guerracivilistas, la mayor parte de la gente que vivió y podía tener criterio propio de lo que paso estará rondando los 95 o 96 años, eso tirando por los mas jóvenes. Mi madre vivió la guerra civil, tenía siete años y esta para cumplir ochenta y ocho, así que ya me contaran ustedes. Y si la gente que perdió a padres o abuelos en ella todavía siguen teniendo rencor, es que no aprendieron absolutamente nada de aquella barbaridad, yo de hecho perdí a un abuelo, porque no se puede vivir con amargura toda la vida y ser una persona normal, lo mas probable es que sean enfermos mentales sin saberlo.

Curiosamente esa gente suele ser gente de izquierdas que no pudiendo achacar sus fracasos vitales a nada en concreto se han buscado enemigos entre los ” empresarios que demonizan y la derecha esa facha, que ya me contaran ellos donde la ven “. Yo solo veo un país al que algunos memos acusan de viejo por los que votan otras opciones que no son las suyas y quizás serían los mas proclives por cercanía a los horrores de la guerra civil a votarles a ellos. Pero no, la gente la mayor, gran parte de esa gente ha pasado página y vive otra época nueva que nada tiene que ver con la oscura y pringosa época de antes de la guerra civil y antes de las guerras europeas, ni siquiera tienen ya nada que ver con aquel asqueroso muro de la vergüenza que hicieron los Comunistas fascistoides para que la gente no huyera de su paraíso de encarcelamiento, muerte y tortura a los infiernos de los países libres. No se de ni un solo caso salvo alguna rara excepción de que alguna persona huyera en sentido contrario.

la-lucha-de-clases-en-el-jurasico-foto-de-rodolfo-arevalo
La lucha de clases en el Jurásico. Foto de Rodolfo Arévalo

Pero mira que son tercos los comunistas, no les importa hundir en la miseria a todas las naciones posibles, matar encarcelar y torturar a la gente, para defender sus estatus y sus erradas creencias, porque no hay peor teoría política que la inventada sobre una base biológica falsa, porque nadie va a actuar en el sentido que se pide, salvo anormales muy brutos y sin criterio fácilmente manipulables por los los listos dirigentes de sus partidos, exactamente igual que en los partidos Nazis.

De ello puedo deducir que los que sucumben a los “ritornelos” machacantes, tanto de ultra izquierda como de ultra derecha, son los seres humanos menos capaces intelectualmente y por ende los que consiguen puestos de trabajo peores en la sociedad, si los consiguen y por eso se pasan el día buscando culpables de su desgracia, que pueden serlo los empresarios, los ricos o los judíos, como ocurrió en otra época. No los verdaderos culpables son ellos mismos, porque o por falta de capacidad o por falta de empuje y coraje no son capaces de mantener su cabeza alta para buscarse la vida como debe ser, con trabajo y constancia. Muchas veces solo hay que esforzarse un mínimo para subir peldaños en la escala de trabajo. Achaca al empresario el ser un tirano deshumanizado, porque exige mucho por lo que paga, pero todavía no he visto ningún empresario despedir a un trabajador rentable, salvo por fuerza mayor, que también las hay. Si a alguien le parece fácil dar trabajo a la gente, que se ponga a ello, seguro que las personas trabajadoras se lo agradecerán, quien no se lo va a agradecer son los vagos de tomo y lomo.Y juro por mi que los he visto, muchos solo dan asco.

Rodolfo Arévalo Rodolfo Arévalo