Qué horror de España convertida en una finca en disputa y su historia violada, por Rey Viñas (SINÓPSIS)

duelo-a-garrotazos-goya

Entre la Izquierda política y facinerosa que nos ha tocado en suerte, esa que piensa que la venganza es el mejor perdón; la que cree que el adversario no merece más que el desprecio por fascista, nazi y criminal; la que desprecia, arrincona, posterga y no queda satisfecha, hasta ver a su enemigo, hundido en la más profunda de las miserias (¡Hipócritas de la viga en el ojo, mientras restriegan la paja en el del vecino!), y edecanes y correveidile; mayorales y “aperaores” de los de sin rostro, de una España descuajeringada y rota por los hijos bastardos de la madre patria y el padre felón del secesionismo, debato el que fuera mi ensueño. Ahora mera alucinación.

“LA HISTORIA SE REPITE. ESE ES UNO DE LOS ERRORES DE LA HISTORIA. (Charles Darwin)”


¡Qué pena! Que en España, la Izquierda política en cualquier versión (socialista, comunista, abertzale, independentista, podemita), crea que levantando el puño que encierra cien millones de muertos, miserias y degradación social, se sienta exonerada para cometer y acometer aberraciones de lesa humanidad, de lesa patria, el hedonismo como argumento, y la esclavitud como fin.


¡Qué pena! La nación más vieja de ésta vetusta Europa, convertida en una finca en disputa; ¡Qué horror! Su historia violada; su cultura negada; su futuro frustrado, en un triste, cruel y oscuro desafío de avariciosos charnegos y fantasiosos fantasmas de iluminados orates. Mala gente que blanden sutiles armas: xenofobia, lengua, raza, para crear odios, venganzas, rencor entre hermanos. Por unas monedas, acaso por un poco de un efímero poder que gozarán ellos pero perderán sus hijos.


Pero insisten, hasta la extenuación. Me tienen declarada la guerra desde antes de que mis padres me parieran. Al unísono, los unos y los otros utilizan, mi orgullosa historia, mi fe cristiana, mi sentir español, mi ingenuidad de pura entelequia fraternal, mi dignidad de persona, mi sustantivo de ciudadano…, como doloroso cilicio y flagelo ajeno para vender falsas redenciones y quedarse con la caja, el mando y ordeno, los uniformes y un largo, largo, largo futuro de propiedad privada de ellos para ellos.


Insistís en la venganza y el odio, no estáis dispuesto a enterrar el hacha de guerra, todos vosotros y quienes os votan. Y a fe que la lograreis.


Más la historia, cabezona, se repetirá, más pequeña, más miserable, más ridícula, más cruel.

Rey Viñas Rey Viñas

One thought

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s