(III) La insoportable vecindad de los podemitas. El peligroso espectáculo callejero de la tensión social

los bilduetarras en la calle

Cada vez que le veo cambio de acera, pero hoy me ha sorprendido. Su presencia me incomoda desde que la última vez que hablamos. No hará un mes. Me justificó los asesinatos de los terroristas con palabras vacías, de sectario comunista. Se llama Antonio. Cuarenta y tantos. Profesor de Instituto, funcionario. En la calle luce la sucia estética de aversión a la ducha y el peine, con lo que muestra un trasnochado porte de amargura social, de falsa pobreza aliñada con un semblante cariacontecido y sin afeitar.

Esta mañana no le he podido esquivar. Me ha pillado de espaldas, en la frutería del mercado, mientras esperaba que Rocío, una de nuestras vecinas mayores, acabara su compra y su diálogo, también las risas, que comparte habitualmente con Felipe, el frutero. Hablan los dos del coleta al que anoche han visto en la tele y su diálogo no tiene desperdicio.

“Y medio kilo de esas peritas…. pero, ya te digo, que me parece mas falso que Judas. Un embaucador de serpientes….”

Justo aquí Antonio aparece en tromba, chillando en defensa de Podemos, el Iglesias ese de la coleta, y de paso del terrorismo etarra y la lucha armada de los pueblos indígenas contra los conquistadores españoles. Así, en popurrí y sin anestesia. Y acaba su perorata con estas palabras:

” … y cuidado que yo le he votado. Y tened en cuenta que vamos a ganar. Lo presentí  el otro día en la mani. Uña y carne, todos, por la libertad de los oprimidos”.

proetarras en la calle

Y un servidor recuerda las fotos de la mani esa de la uña y carne a su paso por la Puerta del Sol con banderas proetarras en las que ahora me fijo y le distingo embozado con pasamontañas negro.

Por eso, desde hoy, mi vecino Antonio, el de las mareas verdes, el funcionario y feliz votante de Podemos, me representa la perfecta idiocia porque no le falta ningún detalle de la  tensión social que crece en España a golpe de los acosos callejeros, como el que acaba de cometer con mi vecina Rocío. Y por supuesto que no me vuelve a aparecer por la espalda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s