Si vis pacem por José Crespo: En memoria de Millán Astray

Ignacio Zuloaga, Retrato de José Millán Astray (1942) Museo de la Legión de Ceuta
Ignacio Zuloaga, Retrato de José Millán Astray (1942) Museo de la Legión de Ceuta

En estos días en los que de manera insultante pretende el consistorio comunista de Madrid borrar la memoria de este héroe a la vez que se multiplican las recogidas de firmas para impedirlo es bueno que lo traigamos al recuerdo.
Los méritos de este soldado valiente, tenaz y siempre al servicio de España allí donde le requirió evitó, con su firme decisión de crear una unidad de élite (Tercio de Extranjeros) hoy conocida como La Legión, el que fuera en aumento la sangría de soldados de remplazo enviados a África al ser sustituidos por aquellos heroicos hombres profesionales en los albores del siglo XX.

Hoy es 20 de septiembre aniversario fundacional de la Legión. El espíritu legionario es mucho más que la propia Legión, es un estilo, es una actitud de servicio, es una forma de entender la vida. Recordémoslo hoy que el ayuntamiento comunista de Madrid quiere borrar del callejero el nombre del fundador.

calle-general-millan-astray

Millán Astray fue un insigne soldado que combatió en Filipinas y Marruecos, haciendo siempre alarde de valor y sufriendo gravísimas heridas y crueles mutilaciones. Pero nunca descuidó su formación intelectual, como algunos pretenden contraponiendo el valor a la inteligencia, ambas virtudes perfectamente compatibles.

en-memoria-de-millan-astray
Se diplomó en la Escuela de Estado Mayor, dominaba el idioma francés y además era Ingeniero Geodesta y miembro del Ateneo de Madrid.
Fue condecorado por Francia, Argentina, Chile, Uruguay, México, Cuba y EEUU, y, según Gárate Córdoba, “es uno de los tratadistas y escritores militares más prestigioso de su tiempo”. Por sus estudios, tratados y conferencias sobre la Guerra de Marruecos fue recibido por los presidentes de Italia y Francia, y por el Alcalde de Nueva York… y era sólo un Teniente Coronel.

20-de-septiembre-fundacion-del-tercio
Además, y no podemos olvidarlo, contribuyó enormemente, como hace poco me recordaban, a la atención médico-sanitaria de tantos heridos y mutilados de guerra.

Millán Astray fue un personaje extraordinario, de gran fama, cuya trascendencia y conducta de vida no ha trascendido al gran público lo suficiente. No tuvo ningún mando durante la guerra civil, Inválido, como estaba en 1936, fue encargado de fundar Radio Nacional de España con evidente gran éxito, por su dominio del uso de la palabra y algo que es menos conocido: fue el organizador del benemérito Cuerpo de Caballeros Mutilados de Guerra por la Patria que acogió, ayudó y dio empleo, dentro de sus capacidades a muchos heridos en operaciones. Al frente de esta benemérita institución murió el 1 de enero de 1954.

La facetas más desconocida en que empeñó sus últimos años, fue la ayuda a los pobres, a los que llamaba “los humildes”. Con sus Legionarios alternaba en las tabernas donde comían los obreros, se enteraba de sus necesidades, condiciones de trabajo y les ayudaba siempre en nombre de los mutilados.

Se volcó exclusivamente en obras sociales, en la parroquia del padre Madina, en el barrio de las Latas, en el puente de Vallecas, en el Barrio de Doña Carlota. Los más desprotegidos, sabían bien de su entrega y dedicación. Cuando se clausuró la Escuela de Taquimecanografía para preparación de Suboficiales en Madrid, en la calle de Orfila, todos los bienes que contenía la misma fueron entregados a los necesitados de los Barrios gracias a Millán Astray. También colaboró con el Padre Madina en la fundación de la Ciudad de los Muchachos.

En las fechas Navideñas sufría al ver los grandes comercios llenos de productos inalcanzables para sus patrocinados. En estas fechas, junto con su esposa y legionarios, se reunían en su casa para confeccionar paquetes de alimentos y ropa para niños, para entregar a los necesitados.

Nace en La Coruña el 5 de abril de 1879, hijo de José Millán Astray (de quien tomará, uniéndolos, ambos apellidos) y de Pilar Terreros Segade
Nace en La Coruña el 5 de abril de 1879, hijo de José Millán Astray (de quien tomará, uniéndolos, ambos apellidos) y de Pilar Terreros Segade

La intendencia Militar era unos de los lugares donde acudía a buscar lo necesario para entregar en el Barrio de las Latas. Uno de los días que fue a este lugar a dar su acostumbrada charla, al salir vio a un anciano “a cuerpo gentil”. Se quitó su gabán y se lo entregó. Las gentes humildes le profesaban un gran aprecio y jamás aceptó corruptelas de ningún tipo.

Cada día el Padre Madina, mandaba a casa de Millán Astray a una persona necesitada donde compartía el menú del mismo Millán Astray, entregándole la escolta algún detalle económico. Eran conocidas algunas de sus ayudas, a los niños del colegio de Huérfanos de las Mercedes, a los impedidos del asilo de San Rafael, y muchas más otras desconocidas por su forma de entender la caridad. Jamás aceptó sobornos ni corruptelas.

Es conocido en hecho de que contaba con la amistad de Ramón Artigas, Gobernador del Banco España, quien al conocer la situación precaria en la que se encontraba Millán Astray, le ofreció algún Consejo de Administración que era compatible con su sueldo u otro cargo análogo. La contestación fue rotunda… ¡no!. Al comentarlo con su secretario lo hizo en estos temimos “¿Crees que puedo aceptar un cargo del que nada sé ni para el que me encuentro preparado? Esto sería tanto como robar dinero, y …tú me conoces”.

el-fundador-de-la-legion
Los doce espíritus del Credo Legionario

Ninguno de los ‘doce espíritus’ del Credo Legionario, puntos que conforman esta lista de máximas que rige aún hoy en el cuerpo tiene tendencia política alguna.
Sencillamente esta casta política revanchista es enfermiza y repugnante.

Además jamás gritó aquello de ¡muera la inteligencia!… sería un modelo de conducta para cualquier político actual.

Sus méritos para que tenga y mantenga su nombre en una calle en Madrid y en cualquier otra ciudad de España son indiscutibles por lo que solo desde el sectarismo y la desmemoria histórica que nos asola se puede entender esta decisión de borrar su nombre de un plumazo así como la de tantos otros personajes de nuestra historia reciente.

José Crespo José Crespo

3 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s