¡EXCLUSIVA PALMARIA! La Llanura con Policarpo Sánchez por el Archivo de Salamanca

fran-capitan-y-policarpo
F.J. Capitán con don Policarpo Sánchez, Redacción. Madrid.

Sea lo que fuere, Providencia, Casualidad o Hado, a veces ese algo mágico consigue reunir, en inesperado y sorprendente encuentro, a varias personas que, de otro modo, hubiera sido complejo que se conocieran de verdad. Pues la amistad en las Redes sociales es virtual, no real, no se da del todo. Hoy, amigos lectores, se efectuó ese instante mágico, se produjo ese encuentro alegre. Se consiguió, en suma, que una amistad pase de ser virtual para convertirse en real.

 

Es el caso que nos ocupa. En la tarde de hoy este Redactor colaborador de LA PASEATA, y de ALMA PRESS (Agencia de Información Palmaria), llegando de su otro trabajo -el oficial y funcionarial- le entraron ganas de fumar. Primero un purito, y luego una pipa. Y, al poder hacerlo solo en la calle, tuvo que abandonar su periplo en tren. De esas ganas, nacieron otras: las de echar algo a su andorga (para satisfacer las primarias y nutricias necesidades), tomarse un café, etc. Yendo en tren, cargado de mil y un bultos, bajó el Redactor por la, ahora en obras, pero recién reabierta Estación del Paseo de Recoletos y, mientras ascendía escaleras arriba, se dijo que dónde mejor para beber, tomar unas viandas y embaularse un café que el histórico Gran Café Gijón de Madrid (del 1888 hasta hoy).

 

La terraza, a pesar del calorazo matritense, era el sitio ideal. Y allá que se dirigió, purito en la boca, acarreando los bártulos profesoriles, con su sombrero de paja bien encasquetado en la cabeza, para guarecerse del terror de los calores septembrinos. Iba a tomar asiento cuando, para asombro suyo, miró a su izquierda y vio que, sentado frente a una hermosa mujer y un joven barbado, se hallaba conversando con ellos quien le pareció ser, nada más y nada menos, que el noble, amable y heroico don Policarpo Sánchez.

bandera-de-espana-con-palmaria

Ustedes, queridos lectores, ya conocen la historia de don Policarpo. Por si acaso no la conocieran del todo, diremos que es un caballero español, un Palmari de pro, buen castellano, salmantino para más señas que, por denunciar la tropelía del saqueo de los llamados “Papeles del Archivo de Salamanca”, expoliados y entregados vil e injustamente a la Generalidad de Cataluña, por denunciar el asunto, llegó a ser despedido de su trabajo en aquella institución, a quien él ha dignificado, siendo su despido tan indigno, improcedente y desleal como injustificado.

 

Se acercó este Redactor a la mesa de quien parecía ser don Policarpo y, ni corto ni perezoso, tuvo la osadía de interrumpir su amena charla con esta pregunta: “¿Es usted don Policarpo Sánchez…?” ¡Claro que lo era! Se levantó el buen amigo salmantino, al tiempo que el Redactor que esto escribe se presentó como “Capitán, de Palmaria, del Facebook”. ¡Gran alegría sentimos por tan casual como regocijante encuentro! Y todo gracias a… ¡querer fumar, señores!

 

Don Policarpo Sánchez De la Iglesia, español de mirada limpia, sonrisa franca, sencilla, generosa, tiene el hablar pausado, el castellano puro, como buen salmantino, y las canas que adornan su pelo son signo de sabiduría, bondad y desprendimiento. Es liberal, sin duda, y desde hace mucho tiempo forma parte de nuestro querido grupo de PALMARIA.

 

<< PALMARIA es un grupo diferente, especial; distinto a todo lo que hay en las Redes sociales >>

insignia-palamaria
la nueva insignia-palamaria

No quiso quien les escribe molestar demasiado a don Policarpo y sus acompañantes. El joven de pelo negro se ausentó enseguida. Mercedes (así se llama la hermosa, simpática y amabilísima dama que acompañaba a don Policarpo y le asiste en temas de Márketing) tuvo la gentileza de sacarnos unas fotos; una de ellas acompaña esta croniquilla.

Mientras charlábamos, don Policarpo hizo una declaración, una afirmación que, como no podía ser de otra forma, motivó el titular que encabeza esta información: “PALMARIA es un grupo diferente, especial; distinto a todo lo que hay en las Redes sociales”. También me comentó don Policarpo lo que le gustan los “Maitines” escritos por el bueno, admirado y noble mañico, nuestro querido amigo Juan Antonio Fernández Martínez, “Cami”.

Luego, en nombre de los Palmaris de pro y de la Llanura de Palmaria, le hice entrega al gran don Policarpo Sánchez de dos insignias de las nuevas (una para él y otra para Mercedes), hablándole del diseño efectuado por Nacho Fernández, el hijo de “Cami”. Estas las hemos sacado hace no mucho en Palmaria. Cuando nos despedíamos, don Policarpo me comentó que prometía hacerse foto con la suya. Así lo hará, sin duda alguna, pues si algo me parece nuestro querido amigo, todo un caballero español, es que siempre ha demostrado ser un “hombre de palabra”.

Detalle de la fachada del Archivo de Salamaca
Detalle de la fachada del Archivo de Salamanca. Archivo LA PASEATA

Suyo es el mérito de que una parte de los papeles “robados” por la Generalidad catalana al Archivo de Salamanca hayan sido devueltos a su lugar natural e histórico. Pero la lucha continúa, la guerra sigue, pues esto solo ha sido una batalla que ha logrado vencer David (Policarpo) contra Goliat (la Generalidad). Me pidió que nos tuteáramos, pero a mí se me hacía complicado, porque el Don y el trato que quise darle es signo del respeto y de la admiración que le tengo y me merece.

 

En esa guerra en la que él lleva años metido, a riesgo de su patrimonio personal y su buen nombre, en esos pleitos que mantiene, siempre del lado de la Justicia contra la Intransigencia, la Injusticia y el Expolio del Nacionalismo catalán, en esos litigios que aún están por resolver los Tribunales, por supuesto que nos tiene a todos los Palmaris junto a él, todos a una, como Fuenteovejuna: sea para firmar las peticiones que haga falta, para difundirlas, para secundarlas y darles publicidad, si ello fuera necesario, que lo fue y lo será; para plantarnos, si es preciso, ante el Palacio de la Plaza de San Jaime, en Barcelona, a fin de que retornen todos y cada uno de los expedientes, legajos y papeles expoliados de modo tan ilegal e injusto.

 

Hablamos brevemente de Palmaria y de Facebook. Su amiga Mercedes se sorprendió al llegar este bisoño Redactor, pues no es habitual que dos personas que solo se conocen virtualmente, gracias a las Redes sociales, se vean en la vida real sin previa cita. ¡Ha sido mera casualidad…! Ha sido un breve, fugaz encuentro de Palmaris en nuestros amados y hoy “acarmenados” Madriles; charla feliz y gozosa de estos primeros días de un septiembre asaz caluroso.

 

Dios quiera que volvamos a vernos. Sea en Salamanca, Madrid o, quién sabe, quizá en Barcelona. Porque, amigos lectores, nuestra España, la España Ingobernable de 2016, es una España grande gracias a la humilde, justa, intensa y generosa labor de grandes hombres como nuestro amigo, Palmari de Honor, don Policarpo Sánchez De la Iglesia.

Fran Capitán Fran Capitán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s