De mi personal Casa de los Maquis y los caminos de corazón

Mi Gente querida avisa de mi desvarío. Me dice que no llegaré a ningún lado y
que todo el mundo me va a engañar… Que me meto en aguas pantanosas por una mala
dirección que escogí en el último cruce de caminos: La ultima frontera que pasé
alegremente en la que no debí leer la letra pequeña… Yo les contesto que siempre puedo
echar atrás, pero intuyo que la respuesta, mi respuesta, sea un mero autoengaño…

… Detrás de una personal Casa de los Maquis: Tengo que meditar. De momento estoy en el proceso de documentación, como mi viejo oficio de periodista me enseñó. Y para ello observo, una y otra vez, el óleo “El hijo pródigo” también titulado “El peregrino”, de El Bosco, el pintor que mejor ha sabido reflejar la lucha entre la razón y la locura. Y esa imagen recurrente del artista preferido  por el

enigmático Felipe II, me devuelve la incertidumbre: ¿Es acaso mi camino hacia La casa
de los maquis una vulgar huida de la nueva peste del siglo XXI? …
“El hijo Pródigo” de El Bosco
… Y leo para buscar respuestas y  llenar mi depósito anímico  de combustible intelectual. En
el ensayo titulado “Del algoritmo al sujeto” de Jesús Ibáñez encuentro  por fin, una
pista. Es enigmática y parece la entrada de un profundo laberinto con salida a la
claridad. Resulta que el sociólogo y catedrático comienza cada capítulo de su obra con
un ramillete de citas y me llama la atención que algunas de ellas están extraídas de unos
libros que leí hace ya bastante tiempo: “Las enseñanzas de don Juan” del antropólogo
norteamericano Castaneda. Una de ellas reza así: “Mira cada camino de cerca y con
intención. Pruébalo tantas veces como consideres necesario. Luego hazte a ti mismo, y a
ti solo, una pregunta: ¿Tiene corazón este camino? Si tiene, el camino es bueno; si no,
de nada sirve.” Don Juan MATUS (Según Castaneda).
Recuerdo ahora  que las enseñanzas de Don Juan eran auténticos laberintos. Y descubro
que, lo que de verdad, tengo que averiguar es si mi camino a la casa de los maquis tiene
corazón. Me anima otra frase-cita de Pablo Picasso: Yo no busco, encuentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s